segunda-feira, 5 de agosto de 2013

El vuelu de Pegaso

Hai formes y colores de la realidá qu'alcuando ciéguennos. Remembrábalo Borges a propósitu de la so propia ceguera: contra lo que pensamos la mayoridá de los videntes, el qu'enceguez nun se somorguia del too nun abismu d'escuridá sinón nuna paulatina perda de formes y colores na que la lluz sigue esistiendo, cada vez más peñerada nun mar de sombres y niebla. L'autor del Poema de los Dones agradecía-y al so destín irrefugable d'home ciegu el poder siguir estremando d'ente tolos colores perdíos el color mariellu, que yera pa Borges, l'oro de los tigres.

Va años tuvi la oportunidá d'acompañar a un rapaz ciegu na so primer esperiencia de subise a un caballu. Enantes de que lu aidáramos a montar na siella, con un pie nel estribu, el rapaz carició como si fuere una reliquia preciosa el pescuezu y les crines del animal. Arrimó los deos al focicu del caballu y pudo sentir el so aliendu cáledu tan cerca, que, confesó, casi lu quemaba. Una vez montáu, la muyer que lu convidara a vivir esa esperiencia, preguntó-y qué sensación tenía y él contestó qu'ellí enriba sentíase como un rei antigu, percibía la magna corporalidad del caballu y l'altura de sabese una migaya más poderosu xubíu al so llombu.

Aquel yera ún de los caballos más mansos y nobles del picaderu, taba avezáu a enveredar les mesmes rutes de monte dende diba unos cuantos años y n'ocasiones, los guíes encamentáben-ylu a los xinetes novatos asegurando qu'a Grifón -asina yera'l nome d'aquel percherón ruciu de potentes remos y una cachaza d'elefante- podía montalu un ciegu y tar fixu de que nengún peligru diba correr enriba d'él nin seña de que l'animal se desviara del so camín avezáu. Agora yera'l casu de comprobalo.

Depués de que lu arropamos toos colos nuestros conseyos ya instrucciones de cómo tener poles riendes, cómo caltener los pies nos estribos y cómo facer que'l caballu se punxere en marcha con dos seles calcañaes y cómo facer que parara apertándo-y les encuestes colos músculos ximielgos de les piernes...Toes eses coses que se-y encamienten al principiante, el rapaz consideró que ya yera la hora de poner a Grifón en movimientu. De mano llevábalu un guía del ramal, pero a mididia que'l xinete se diba sintiendo más seguru, escomenzó a pidir que lu dexaran llevar el caballu a él solu. El guía nun yera partidariu y tampoco otros miembros de la espedición, tentaron unos con meyores o peores razones desaconseyáilo. A la fin, la persistencia del rapaz, llogró que'l guía-y allegare les riendes y lu instruyera de cómo llevales na posición más afayadiza y segura.

El veteranu Grifón nun dexó mal a aquellos que lu recomendaben como la montura perfecta hasta pa una persona ciega. Obedecía dócil al so xinete, inda a les veces remontaba'l focicu bufando como pa encamenta-y que siguiera los conseyos de los más espertos y nun-y tuviera les riendes nin muncho sueltes nin muncho arrepresaes.

Agora sí que me siento como un auténticu rei de los d'antiguamente”, saltó el rapaz, después de probar que Grifón paraba'l pasu de la que él-y lo pidía cola fuerza de los músculos ximielgos y de que prosiguía la marcha con namás roza-y el vientre colos calcaños. Miré al rapaz d'esgüeyu y noté-y la satisfacción allumando-y la cara. “Entiendo -dixo, alzando la tiesta, como falando pal vientu- por qué aquellos reis se consideraben tan poderosos nuna batalla montando al meyor caballu del so exércitu”.

Enfilábamos una campera llana pela qu'avezábemos poner los nuestros caballos al galope hasta algamar una cuesta non mui pindia al otru llau de la escamplada. Los que díbemos galopar, esta vez dexamos que pasaren los nuestros compañeros de ruta pa quedar al final de la filera y esperar ende a que los otros s'allonxaran unos cientos de metros entantes d'espoliar a los animales. El rapaz ciegu quedó l'últimu de los que siguieron de llargo al pasu. Diba enchipáu y derechu, con una postura que nos plasmó de lo correcta y afayadiza qu'aparentaba, como la d'un xinete espertu. Dalguién comentó que de cierto montaba como ún d'aquellos reis antigüos de los que falara. Vimos al grupu adelantráu emprimar la cuesta del fondo la llanada y escalcañamos a los caballos pa galopar hasta ellí. Foi una carrera curtia, de non más de quinientos metros, pero bien intensa y prestosa... En refrenando a los animales, cerca ya de los que nos precedíen, plasmamos toos al ver que Grifón -el cachazudu y lentu Grifón- de sópitu volaba, arrancara a galopar monte arriba como si tuviera bruques en caldia nos cascos, col rapaz ciegu al llombu. El guía de la ruta salió galopando como un rayu tres d'él y dellos de nós xuntámonos a la persecución tres el rastru vertixinosu del caballu desbocáu...A lo llonxe acolumbrábamos al xinete, firme y aferráu coles piernes a les encuestes de Grifón, col cuerpu enclináu hacia alantre pa enfrontar la cuesta más seguru, igual qu'ún verdaderu caballista bien tralláu en desboques y carreres de cintes...No alto de la cuesta, no más pindio, Grifón foi perdiendo fuelle y acabó retrotando como si les pates-y pesaran muncho pa terminar volviendo al pasu que yera corriente nél, cansín y escadriláu, como'l de los campesinos vieyos que siguen el camín de la vida mientres haya pación que pradiar y pataques que sayar. El xinete paecía agradece-y la refrenada cariciándo-y el pescuezu y les crines, cola mesma serenidá d'un jockey que felicita al so crack en terminando con ésitu una carrera.

De vuelta al picaderu, el rapaz ciegu al sentir ende la voz de l'amiga que lu convidara montar, baxó de Grifón con muncha seguridá, carició-y una vez más el pescuezu y la tiesta. Abrazó a la muyer, muertu de risa, ríase a gargayaes mientres l'abrazaba y la besaba nos llabios con chuchos seles y fondos.

- Entós ¿qué tal? -preguntó-y ella.

El rapaz ciegu volvióse, buscando col instintu, l'oyíu, l'olfatu, tolos sentíos que tenía bien sollertes, a los que lu acompañáramos n'aventura.

- ¡Volé! ¡Nun sabes que volé! -dixo, escitáu, asonsañando colos brazos dos ales planeando- ¡Volé nel caballu! ¡Foi como si-y salieren ales y me llevara pel aire! Y sentí dalgo qu'enxamás de la vida hasta agora sintiera...Mientres volaba d'a caballu la lluz nun me mancaba nos güeyos, al revés: yera igual que'l falagu frescu del vientu na cara, una caricia tan guapa que per un momentu tuvi la impresión de que veía...

Y el nuestru compañeru de ruta encaróse hacia onde tábemos nós desembridando a los caballos con una sonrisa cómpliz y un escamplor encesu nos güeyos como si en verdá nos mirara.

Sem comentários:

Publicar um comentário