quarta-feira, 30 de maio de 2012

la que nunca duerme

A veces pregúntome
qué nos fascinaba de la nueche
tanto 
como pa dexanos caer
nes sos redes de seda lluminosa,
insectos pequeños
atrapaos poles pates
de la so mesma ineptitú,

fuera acasu la maxa antiguo
de la música sonando embaxo les sábanes,
el radiocassete portátil 
susurriándonos al oyíu
llonxanos secretos de J.Cash en San Quentin
y California, gasolinera inescosable,

fueran acasu ganes de salir corriendo
coles manes puerques de spray
y drogues pegañoses al por menor,
acasu ganes de marchar
dexando tol pueblu entafarráu
coles nuestres güelgues dactilares,

acasu un deséu más fuerte que la llepre
de romper los calzonciellos nun cuartu de mala muerte,
una fame abestiada d'arrebañar los sexos
en gochos mexaderos y brindar pola serenidá
de los charcos de vino y de los bañales atascaos,

qué nos fascinaba de la nueche cotrosa,
y de les sos esquines más desafayaíces,
igual dalgo na sangre llevaríemos
o un estigma na frente
cola seña de los que nun duermen
tranquilos,


sabíemos que los nuestros güelos
nun fueran más elegantes,
sicasí ellos tuvieran la ocasión -polo menos-
de tirar unos cuantos tiros al cielu
y desfogar el tediu en chigres
d'esos de verdá onde colgaben les telarañes
del techu al suelu o con muyeres de la vida
mala el día de paga,


y agora, a estes hores, esta nueche
qué coime nos fascina d'esti mundu a escures,
raru, a desmano,
qué velenu
pinga
de los lletreros encesos
y de los guiños escesivos
de los semáforos,
nun sé, igual ye qu'eses lluces
nun manquen tanto como la claridá del día
en ciertes miraes
canses,
igual esa lencería
de tactu cómpliz
cola que la nueche esparde les sos redes
areprésanos 
porque s'asemeya a les promeses duces de la muerte,
la que nunca duerme,
la única trampa que nun rescampla.





Sem comentários:

Publicar um comentário