segunda-feira, 7 de maio de 2012

contra los tristes

A cierta edá nun hai cosa más traicionera que la propia memoria. Va unos díes contesté-y al mio amigu Xuan Bello un par de preguntes que me planteaba pa un reportaxe nel suplementu cultural del ABC sobre Álvaro Cunqueiro.

Les cuestiones versaben alrodiu de la vixencia de la obra del gran soñador de Mondoñedo y nuna de les respuestes dexóse ún llevar pela memoria engañosa d'unes llinies de don Álvaro lleíes cuantísimayá nun volume d'artículos suyos que nesi momentu nun tenía a mano. Agora que por fin localicé el testu que citaba de memoria -de mala memoria- decátome de que dicen exactamente lo contrario de lo que yo remembraba. Atribuía-y ún a A.C. afirmar qu'él escribía "de los tristes y pa los tristes", considerándose a él mesmu parte d'esta categoría de seres humanos. Y, arimando l'áscuara a la mio xardina, llegaba ún a proponer la sustitución de "los tristes" por "los olvidaos" de la hestoria con mayúscules, etc. etc.

Reproduzo darréu la cita orixinal, talo vieno publicada nel volume "Viajes imaginarios y reales", recopilación d'artículos de Cunqueiro fecha por Cesar Antonio Molina (Tusquets. Barcelona.1986) pa que se decaten ustedes del tamañu del mio empapiellu (por nun dicir empanada ):

"Yo, que no desconozco los grandes temas del siglo, y estoy atento a eso que llaman la coyuntura histórica, y acepto la gran patética de mi tiempo y quiero ayudar, en lo que me sea posible y aún bastante más, al hombre de estos días, tantas veces puesto en el filo de la navaja, no me dejo asustar por los profesionales de la angustia, y busco en la gran peripecia humana, tantas veces mágica aventura, tantas veces sueños espléndidos y mitos trágicos, la razon de continuar.

De continuar contra la miseria, contra la violencia, contra el terror, contra la mentira. Es el hombre el animal más extraño, que decía el Estagirita, pero también la hierba más débil. Resiste porque sueña(...). Yo no me evado ni ayudo a nadie a evadirse: me enfrento, simplemente, con los tristes, porque creo que la tristeza traiciona la condición humana. Dante encontró a los tristes en el Infierno. Le decían al gibelino: Tristes fuimos en el dulce aire que del sol se alegra.. El gibelino y yo vamos, al borde de la tiniebla, creyendo que toda hora es alba."

Tres años enantes de morrer A.C. paez ver llegáu el momentu de poner les coses nel so sitiu escontra los que lu acusaben de practicar una lliteratura evasiva de la realidá. Nel so tiempu, el nun siguir los dictaos del llamáu realismu social -tan de moda nes lletres hispániques d'ente la década de los cincuenta a los setenta del sieglu pasáu-, costó-y la marxinación y sobre too la incomprensión de los que remanaben el cotarru lliterariu. Agora, de cuantayá, el tiempu encargóse de peñerar lo que d'auténtico y duradero había nunes lletres y notres d'aquellos díes proclives a la confusión poles circunstancies hestóriques nes que se desenvolvieron y Cunqueiro ye ún de los escasos valores de la lliteratura gallega y española de la segunda mitá del sieglu XX que consiguieron perdurar y caltener la vitalidá de la so obra. Mientres otros perdíen el tiempu y la vida dando vueltes concéntriques al particular ruedu ibéricu, la lliteratura de don Álvaro entamaba un orixinal vuelu llibre espardiéndose pela espiral abierta de la universalidá, esi llugar que de bien mozu escoyera como l'únicu posible pa encarrilar les sos ambiciones como escritor en llingua gallega y después, cuando les vueltes del mundu y de la vida lu forzaron a ello, tamién en castellano. 

Por suerte, güei Cunqueiro defiéndese solu. Ehí ta la so imnensa obra pa sapozar ente tonelaes d'escoria a los qu'alcuando lu minuspreciaron y pa que sigamos disfrutando d'ella los sos llectores. Amigu Xuan, eso yera lo qu'en llinies apresuraes y tresnochaes tenté contestate va unos díes, estropiándolo dafechu col mio despiste. Nun sé si tamos tovía a tiempu d'arreglalo. Diba dame bastante rabia dexalo asina, sobre too por nun brinda-yos a los tristes  -nel sentíu esactu que-yos daba don Álvaro neses llinies- esta ocasión, que nun merecen, d'escamplar una sonrisa travesada nos sos fustaxes d'eternos repunantes enfocicaos.

Sem comentários:

Publicar um comentário