terça-feira, 7 de fevereiro de 2012

volver a entamar

Si la memoria nun me falla, a primeros de los años ochenta, l'edificiu qu'apaez a la derecha de la imaxe yera la casa d'aséu del Pozu María Lluisa y tenía un portalón nel sitiu qu'agora ocupa'l vanu tapiáu. Ende mesmo encerráranse unos cuantos mineros descontentos cola orientación táctica de los sindicatos mayoritarios, qu'a la so vez, como ye lóxico, amosábense bien disgustaos por esta acción incontrolada.

Yeren años nos que la xente inda s'enfotaba en causes polítiques y ún militaba nuna organización (nun nos prestaba llama-y partíu) de la estrema isquierda nacionalista, asamblearia y autoxestionaria...Aconceyábamos polo menos una vez a la selmana y charrábamos o discutíemos d'asuntos, seguramente importantes pal futuru d'esta tierra y nun sé si de la humanidá entera; tamién de caxigalines que güei me faen asomar una sonrisa na cara encarnada d'apuru. Un de los temes importantes paeciónos l'encierru d'aquellos mineros insumisos a los postulaos de los sindicatos. Después de valorar la so acción resolvimos escribir un comunicáu y dir llevá-yoslu en mano al Pozu María Lluisa con tola nuestra incondicional solidaridá. Los términos del comunicáu debió avaganos discutilos y redaztalos cinco o seis hores, ensin desaxerar cosa. L'últimu puntu por solventar y lo que menos tiempu nos probeció yera quién diba formar la comisión solidaria: decidióse de manera práctica que la formáremos los dos únicos militantes que teníamos llibres les mañanes, un compañeru nel paru y ún que más bien folgaba qu'estudiar nos últimos cursos del Institutu.


Tengo bien fresca l'alcordanza daquella mañana. Fuimos andando hasta Ciañu y énte la puerte de la casa d'aséu del Pozu, alendamos col corazón en gargüelu, enantes de picar. La nuestra primer llamada nun tuvo nengún ésitu. A la segunda picamos más fuerte col mesmu resultáu y a la tercera solmenamos el portalón con tol alma. Dende dientro sintióse un rotundu cagamentu. La puerta abrióse y la mesma voz que xurara preguntónos de mui mala manera quién yéramos y qué facíamos ellí. El mio compañeru que yera más echáu p'alantre llevantó'l puñu a xeitu de saludu y tentando tar a l'altura del que nos medioabriera dixo al altu la lleva: "¡Collacios, venimos a trayevos la nuesa solidaridá!". Ya sé que güei cuéntase esto y naide garra por verosímil la frase; xuro polo más sagrao que foi eso lo que berró el mio compañeru de militancia. El del cagamentu mirónos d'arriba abaxo, encoyó los costinos y dándonos el llombu dixo: "Venga, anda, pasái...".


Nel interior desarrollábase una escena como sacada d'una obra de Bertold Bretch o de dalgún realista soviéticu: cuatro homes xugaben al tute nuna mesa de cámping en centru de la estancia con otros cuatro o cinco detrás que los pinchaben con comentarios ácidos y interveníen nes reñes de los xugadores; otros tantos apigazaben o facíen qu'apigazaben metíos en sacos de durmir. Al fondo de la casa d'aséu había otra mesa, esta de madera, enllena de periódicos revueltos con revistes pornográfiques, un ceniceru afastáu de colilles y un par de botelles de vino vacies, con una de gaseosa medio enllena. Había tamién una radio y una máquina d'escribir con una rimera de cuartielles al llau. Detrás de la mesa había tres homes con cara de pocos amigos que nun nos quitaran la vista dende qu'entráramos. El que taba en centru del tríu llevantóse de sópitu:"¿Qué queréis, guajes?".  Enantes de que'l mio compañeru repitiera'l saludu revolucionariu, adelantréme esgrimiendo l'escritu de la nuestra organización: "Somos de..Tal...y venímos a traevos un comunicáu de solidaridá.". Los tres homes de la mesa miráronse ente ellos y el que taba de pies allargó la quixa señalando'l balagar de periódicos y revistes verdes: "Dejáilu ahí y marchái pa casa. ¿Nun veis qu'esto ye un encierru? Si s'entera la prensa de qu'equí hai xente qu'entra y sal como Pedro por su casa, ¡tamos arreglaos!".


Alcuérdome que tenté un últimu xestu de solidaridá enantes d'abandonar a los encerraos del Pozu María Lluisa. "Si hai dalgo que podamos facer por vosotros..." burbusé tímidu énte los homes de la mesa. Agora foi ún de los que taben sentaos el que faló, con una sonrisa socarrona: "Mira. Sí, hom. Claro que podéis facer dalgo...". Echó mano a una caxa de Farias pa la qu'hasta esi momentu nun reparara, sacó d'ella cuatro billetes de cien pesetes y espurriólos enriba la mesa: "Vais al chigre d'enfrente'l Pozu...Al que nun tien farolín coloráu...Y traeismos dos botelles de vino y un cartón de Ducados.".

Nun fadrá falta aclariar que cumplimos el recáu con tol enfotu solidariu que fuimos quien. Hasta ficimos de mensaxeros de la patrona'l chigre que nos encamentó tresmiti-yos a los encerraos el deséu de que la prósima vez que mandaren a dalguién ellí, nun s'escaecieran de devolver los cascos de les botelles. 


Piensa ún agora nos tiempos que nos toca vivir y nos más duros que habrán llegar con esi resquemor vieyu por aquellos otros, non tan llonxanos, nos qu'empezó a desarmase cachu a cachu una cierta idea común de resistencia y refugue a los abusos del Poder del estáu y les instituciones, de los partíos políticos y sindicatos del sistema, de los grupos de presión económicos y financieros, de les instancies y corporaciones que tan penriba de toos ellos y de la dudosa soberanía de los estaos...Nun sé. Supongo que cualaquier nueva idea de resistencia o de revolución que pague la pena rescamplar había prescindir de tou enclín al idealismu y a la mistificación, que podrecieron cuantayá nos escesos de lo imposible grotesco...Lluchar colos pies na tierra y el corazón y la cabeza lo bastante fríos como pa ser quien enfrentase a una realidá abondo más complicada de lo que se figuraron los utópicos y revolucionarios de los dos últimos sieglos. En fin, lo que siempre se fexo cuando la desesperanza ablayaba les concencies. Eso que dixo, cuantayá, el poeta Manuel Asur: volver a entamar.

Sem comentários:

Publicar um comentário