segunda-feira, 6 de fevereiro de 2012

pata de cabra

Josep Pla estremaba a la xente cola que tenía dalgún tratu ente amigos, conocíos y saludaos. A ésti nunca lu tuvo ún nin por saludáu. Pazme que falé con él dos o tres veces, anque más esacto diba ser dicir que faló él comigo o consigo o sabe Dios con qué daimon que lu acompañaba y que debía tar tan fartucu de la so xipla como los sos oyíos. 

La primer vez llamóme por teléfonu (desconozo quién-y lu pudo apurrir) pa convidame a participar nuna supuesta iniciativa d'escritores en llingua asturiana cola que se pretendía denunciar la escasa atención del gobiernu del Principáu a la normalización del nuestru idioma. Tratábase, informóme, de que, coincidiendo cola celebración de la Selmana de les Lletres, un grupu d'autores, sinón toos, que recibieran el Premiu Xosefa Xovellanos en dalguna de les sos ediciones, firmaran un manifiestu nel qu'ente otres coses y como xestu de rechazu a la falta de política llingüística de l'Administración autonómica, refugaren púbicamente del Premiu. A mi la cosa sonóme un poco insensato (los xenes de mio tataragüelu Capdevila, el catalán, debieron revolvese por si acasu esa renuncia implicaba la devolución, colos honores, de les perres del galardón...) y al amosa-y les mios duldes, dio un áxil quiebru a les sos argumentaciones pa especificar que se trataba simplemente de firmar un manifiestu, abiertu a otros escritores que quinxeren sumase a él. Lleóme el testu, engolando la voz con munchu aquello (como si fuere'l mesmu Areces el que lu atendiere al otru llau del teléfonu) y cómo a ún-y paeció correcto y razonable lo qu'ellí s'esponía, dio-y el parabién pa que cuntare cola mio firma. Nun eché más tres d'ello.

Unos díes después tuvi conocencia del escritu d'otru de los firmantes nel que denunciaba la manipulación de la iniciativa orixinal con un manifiestu distintu nes formes y nes intenciones del que de mano se-y presentara y la so difusión al través de la páxina web del partíu al qu'entós pertenecía el que me llamó per teléfonu. Entré nel sitiu d'esi partíu y pudi constatar con bien d'indignación la veracidá de les acusaciones del firmante descolgáu. Como ye lóxico tamién yo redacté unes llinies en términos asemeyaos a los del mio compañeru d'engatada y enviéles a los tres medios dixitales n'asturiano qu'acoyeran entrambes noticies. El trafullu del promotor del manifiestu y el mio refugue costóme ser víctima de toa clase d'improperios, llevantos y hasta amenacies, toos ellos naturalmente anónimos, nos baxos fondos de los foros asturianistes...nada que nun conociera d'enantes y de depués ún, como otros compañeros d'infortuniu énte la mala babaya de les rates.

Nun sé si lo soñé en dalguna pesadiella o foi real, fáiseme que l'entamador del manifiestu y del trafullu llegó llamáme otra vez per teléfonu pa echame en cara el mio enfadu por veme manipuláu, envez de pidime disculpes. Quiero pensar más bien que foi una pesadiella esta segunda vez na que faló comigo y qu'engolaba o amaruxaba la voz, como faen los cures pa falar col Altísimu y como aveza facer él cuando diz que canta.

La tercera y, por suerte, última vez na que lu oyí falar, porque namás m'alcuerdo d'un pesadísimu soliloquiu aturullándome mientres la bona educación d'ún s'engarraba coles ganes d'escapar, foi tiempu después, cuando nin él mesmu había alcordase del trafullu nel que me metió. Coincidimos na cafetería del tanatoriu de Xixón a onde acudiéramos entrambos pa da-y el pésame a un amigu común pola muerte de so padre, una persona bien apreciada por ún, como'l so fíu. Garróme per banda y a lo llargo d'un infiernu, que pudo durar hora y media o tres hores, espúnxome una tres d'otra toles sos penes nesti mundu de los vivos. Escomenzó falando de la so vida artística: sentíase fondamente infravaloráu y sobremanera maltratáu al pesar de lo innegable del so talentu, del so esfuerzu por formase y perfeccionase, de la calidá de los sos cantares, tan curiosos que munchos contemporáneos llegaben a confundilos con pieces populares, etc. etc. Después pasó a los empapiellos de la so vida profesional, un docente por vocación incomprendíu polos sos escolinos, polos padres de los escolinos, polos sos mesmos compañeros de colexu. Falóme d'estrañes trames conspiratives empobinaes contra la so persona, trames qu'estrapolaba al mesmésimu poder políticu del nuestru conceyu y del mesmu país. Tengo alcordanza de que me refirió ciertes denuncies falses por supuestes actitúes poco pedagóxiques colos alumnos, de quexes presentaes énte les autoridaes educatives del Principáu polos sos inumerables enemigos a cuenta del so llabor como "maestru" ("porque yo dígo-yos a los neños que nun me llamen 'profesor" dende'l primer día sinón 'señor maestru' o 'maestru' a seques..."). 

En fin, la impresión que me dio, como n'anteriores ocasiones nes que lu viera falando en públicu como duldosu escritor o espantosu cantante, mesmo les ocasiones nes que falare n'entrevistes pelos papeles, foi qu'aquel home taba como una cabra y que si militaba en ciertu partíu minoritariu de la derecha asturianista, la Santina o el Nuberu nos llibraran de topar alcuando a dalguién asina como representante o responsable de la cosa público.

Tar como una cabra ye más bien corriente ente los peculiares individuos qu'espatuxen peles diverses camaretaes que dio a lo llargo de más de tres centuries el movimientu asturianista. Equí paez que se xuntó lo meyor y lo peor de cada casa alrodiu d'una causa noble, como tampoco ye raro en cualaquier causa que pague la pena. Lo terrorífico ye alcontrase agora con ún d'esos frikis, a los que l'optimismu d'un nun-yos aventuraba nenguna fortuna nos asuntos públicos, encabezando una responsabilidá política nel gobiernu del so conceyu.

Una cabra o del que se diz que ta como tala paez que siempre son a remanecer una cierta simpatía. Bienaventuraes son les cabres y los que tán como elles nes folixes y magüestos d'esti mundu tristón y grisayu. Claro que sí. El problema ye cuando dalguién que ta como una cabra algama,  por esos estraños y arcanos mecanismos que ximielguen la vida política, a un puestu de responsabilidá pública y toma decisiones. Entós el que ta como una cabra pierde tola gracia, médren-y los cuernos y la barba, vuélvese énte'l más pacíficu y sumisu de los ciudadanos nun auténticu castrón. 

1 comentário:

  1. Tresparente, fidelísimu y divertidísimu retratu. Qué personaxe...
    Un abrazu.

    ResponderEliminar