terça-feira, 22 de outubro de 2013

Atopada



















ATOPADA

Apruz callando, discreta,
enriba los teyaos y les antenes,
colos sos deos de rosa,
enfunda les manes con estilu
nos guantes de la nublina.
Asomo a la ventana y ella
arremiella los güeyos
con muncha comedia,
faciéndose la sorprendida
o l’alcontradiza, como si nun
nos conociéramos o fuere nueva
nesi turnu. Sáludola
por saludar y ella rocea
de mi: “¿Qué ye, ho?”.
Mírame en tientes.
“¿Qué ye, Eos?”, arrepostio.
(Lo de siempre).
Dos amigos, dos estraños,
confundiéndose coles lluces
de la ciudá que despierta.

Sem comentários:

Publicar um comentário