segunda-feira, 20 de agosto de 2012

la otra vida

Pa los aboríxenes australianos la memoria y los sueños formen parte d'una mesma realidá. Trátase d'una realidá más física -xeográfica- que metafísica, un auténticu país colos sos ríos, los sos caminos, les sos aldees, la so xente y los propios sueños d'esa xente. 

Dalgún espíritu viaxeru de los del tresmundu aborixen hebo colase nos mios sueños d'un tiempu p'acó y por eso últimamente nun fai más que mecese la memoria de lo vivío colo soñao. Amigos y xente querío d'otros díes, dalgunos ya nel llau d'alló del ríu de la vida, visítenme y acompáñenme pelos mios sueños como Pedro per so casa. Xuntos volvemos a charrar y a compartir chancies, confidencies, planes pal futuru, como si enxamás nos hubiéremos separao. Una de les presencies que más se prodiga ye la de mio padre: nel sueñu siguimos diendo xuntos a los sitios, comentando l'actualidá político o xugando al axedrez; alcuando xubimos hasta'l Mayáu Solís pel camín del Socavón, ente Cuetos y L'Artosa, y de sópitu apara con munchu misteriu, señala cola mano pa la rama d'un fresnu: "¿Nun lu sientes cantar? Ye'l raitán (o el malvís, el tordín, la zarrica que ruxe como un moscardu...)". Tamién para bastante pelos sueños aquel amigu de la mocedá que s'enfotó en mi pa un asuntu de verdá importante pa él y yo fallé-y, traicioné esi enfotu puestu en mi: agora paez que ya nun s'alcuerda d'ello o nun lo tien en cuenta, compórtase comigo igual que daquella, va más de trenta años, siguimos a enfotanos ún nel otru. 

Supongo que la idea d'un más alló, d'otra vida al otru llau de la muerte, debió escurríse-yos a dalgunos -igual a los mesmos que concibieron la metáfora poética de sueñu por muerte- pensando nos sueños. Otru mundu paralelu o prollongador de la vida vivida que, como esta, unes veces ye infiernu, otres paraísu, davezu purgatoriu o limbu. Nél siguimos gastando les mesmes costumes y zunes, compartiendo les hores cola mesma xente que conocimos,
enquivocándonos y acertando nos mesmos enguedeyos; de vez en cuando entamamos dalguna estravagancia d'eses que tanto-yos prestaben a los surrealistes: esnalamos pel pasiellu de casa ensin chocar coles paredes, fabricamos un exércitu de tortugues con plastilina o compartimos una esperiencia sexual fetichista con una muyer bien estraña que nos anima d'una manera que nun podemos resistir a calza-y descalca-y zapatos con tacón d'aguya. Mesmo pinta de ralo en ralo el cuentu chinu de raigón taoista a lo Chuang Tzu, el que soñó que yera una mariposa y en despertando nun sabía si yera Chuang Tzu que soñara ser una mariposa o una mariposa que soñara ser Chuang Tzu, y sueña ún que despierta, llevántase, escomienza facer les coses corrientes de tolos díes hasta que despierta de verdá y decátase de que taba soñando.

Si dalgún día me descubren lluchando coles armes na mano por un país, asegúro-yos que l'únicu diba ser esa patria de los sueños y la memoria na que creen los aboríxenes australianos. Una tierra onde s'escaezan les alcordances males y namás rescamplen la xente y los momentos que más s'echen de menos. Énte una patria asina toles otres abulten tremendamente vulgares, dañibles, estranxeres.


 

Sem comentários:

Publicar um comentário