sexta-feira, 30 de dezembro de 2011

llonxe de ónde

Tembláben-y les manes, los llabios tamién-y temblaben cola colilla d'un pitu medio apagáu. Nunca viera fumar a una muyer tan mayor como nun fuera nos salones aristocráticos o en semeyes d'aldeanes como ella fotografiaes diba más de setenta años. Miraba al reporteru con güeyos de raposa, desconfiada y sollerte, ensin atender pa la cámara, como si namás tuvieran ellos dos ende falando de coses que pa ella nun teníen nenguna importancia. De cierto el personaxe peculiar ellí, a la puerta de la única casa morada de la braña, arrodiaos de borrina y toxos mugaos, yera'l periodista, el foriatu que se retrataba en cada observación vulgar, fata, desatinada. "¿Y vusté, cómo se siente equí, tan llonxe de too?", preguntó l'estrañu, con un guiñu a la cámara. Baxó la mirada, alloriáu, cuando ella-y contestó, muerta risa: "¿Llonxe de ónde?".

Sem comentários:

Publicar um comentário