quinta-feira, 19 de julho de 2012

reflexones en tiempu de guerra

Pensamientos automáticos depués d'una manifestación contra'l gobiernu en Xixón. Ambivalencia de sentimientos: ser ún na masa, ser parte de la masa o ser aparte de la masa.

Emoción al sentir un grupu de mineros cola llámpara del cascu encesa cantando "Nel Pozu María Lluisa", indiferencia énte les banderines coloraes en serie de los sindicatos mayoritarios, alegría de topar ente la masa a una antigua compañera de trabayu y saber que sigue nel mesmu puntu de complicidá solidaria de cuantayá, hilaridá de ver a dos policíes antidisturbios -seguramente novatos- cerrando la manifestación, mui anchos, coles manes en cintu y pasu de pistoleros d'un spaghetti western.


Indignación y plasmu al ver pela mañana una pintada con spray na puerta de la Casa'l Pueblu del PSOE, enfrente casa mio madre -ochenta años, militante d'esi partíu-, cola palabra "Traidores", escrita mui apriesa. Vergoña ayena y cercanía auténtica en saludando énte la pintada a Marcelo García, socialista hestóricu torturáu pola policía de Franco, paisanu íntegru al que los autores del estúpidu grafitti nun seríen quien mirar a los güeyos ensin que-yos cayere el spray al suelu.


Xente y xente. Pancartes, banderes, pegatines que nun escamplen nenguna convicción fonda, namás inercia y obediencia fácil a conseñes qu'a fuerza de repetise perdieron tol so valor significativu. Xente y xente. Sentíase ún más prósimu a la xente que marchaba a pechu llimpiu y pela so cuenta, ensin pancartes, banderes, pegatines, conseñes. Metanes de la masa sentir que namás nun se siente solu ún ente los qu'únicamente obedecen a la convocatoria de les sos propies convicciones.


El poder de la masa, de les mases, desaprovecháu, marafundiáu...Si toa esta xente y más xente fuere quien a llograr un daqué d'incomodidá o preocupación a los que gobiernen...Sensación penosa de lo muncho que se paecen les manifestaciones ciudadanes a les antigües procesiones de rogativa contra la seca o contra la muncha agua y los bastiazos, por una collecha meyor...


N'ochobre del 34 miles de trabayadores salieron de casa a facer la revolución como la cosa más normal, como'l que sal a comprar el periódicu o el pan de cada día.. "¿A ónde vas Pin, Xuan, Aida...?", preguntába-yos la familia o los vecinos y ellos respondíen, asombraos énte la entruga: "A facer la revolución, a cambiar el mundu...". Seríen inxenuos, derrotáronlos con esa desmesura de fuerza y castigu qu'aveza gastar el que ye cien veces más poderosu...Será igual cien veces que la xente se llevante contra los poderosos...Sicasí, naide, nin el que ye ún más na masa, nin el que se siente parte o aparte d'ella, puede renunciar a siguir rebelándose contra les inxusticies y l'abusu del poder de los gobiernos...

Retórica gastada que nun llega al puntu esactu onde un corazón s'encende. Seguramente. Pero llevamos al llombu un sacu llenu de palabres non usaes, ramallos d'idees y sueños qu'inda tan por escamplar. Razones abondo que namás esperen una tira de dinamita que les prenda.

En fin...Fantasíes consecuentes y malamente realizables d'ún que volvió gachu a casa, después de haber formao parte prestosamente entusiasta de la masa.







Sem comentários:

Publicar um comentário